COACHING Y PSICOLOGIA

Coronavirus y los intermezzos

Adiós marzo: Un mes que, de una manera u otra, marcó y marcará nuestras vidas para siempre. 

«Los intermezzos son aquellos momentos en que la vida te obliga a descansar. Son oportunidades de reorganizarlo todo en la vida. Sea por enfermedad, cambio o necesidad». Albert Espinosa, Los Secretos que jamás te contaron

Como tantas personas supongo, me paro a hacer balance igual que en otros momentos importantes de mi vida como dice Espinosa: «sea por enfermedad, cambio o necesidad». Balance que comparto desde la más absoluta humildad, sin intención de sentar cátedra ni servir de ejemplo y desde una posición muy cómoda; una posición de salud en toda mi familia y entorno. 

Recupero un término de este autor que me ha acompañado en muchos de los cambios y momentos que he vivido y que ha servido de inspiración en muchos aspectos, fundamentalmente por su capacidad de Resiliencia por encima y a pesar de todo. Estos Intermezzos en los que la vida te obliga a descansar. 

En muchas ocasiones he hablado de parar y hacer balance; creo que pocas veces nos hemos encontrado (y nos encontraremos) con una ocasión igual en este sentido.

Una compañera me comentaba el otro día que habían hecho un diario casero en familia para, en el futuro, recordar estas semanas de confinamiento y compartirlo con su hija, hoy pequeña. Me ha parecido una idea preciosa y me ha hecho plantearme qué quiero contarle a mi hijo cuando hable, ande y entienda las cosas que ocurren en el mundo. Me ha hecho plantearme qué he aprendido (a dia de hoy, pasado el ecuador del confinamiento) y, a pesar de ir con el tiempo muy justo en el día a día, tengo claros varios aprendizajes:

He aprendido que, a veces, la vida te enseña y te pone delante toda la información que necesitas, aunque puede que no tengas tiempo, o ganas, o valor para analizarla. 

Que hay que tener pensadas varias opciones porque en ocasiones, lo que creíamos imposible, ocurre. 

Estoy comprobando que estos momentos están intensificando el color de cada persona y potenciando la calidad humana de cada ser humano (positiva y negativamente).Que es importante saber elegir y escoger  a  las personas de las que te rodeas porque es en estos momentos cuando de verdad se ponen a prueba las relaciones.

He aprendido que en algunas ocasiones hay que improvisar, que las situaciones inesperadas ponen a prueba el ingenio de las personas y que somos mucho más creativos de lo que podemos pensar inicialmente. 

Que en las empresas, los únicos límites que existen son aquellos a los que nos tenía sometida la rutina, abrigada por la zona de confort y que, estos límites, son más fáciles de atravesar que de perpetuar. 

Que la solidaridad comienza por uno sólo, el primero que dá el paso y puede llegar a ser tan contagiosa como el famoso Covid-19.

He aprendido también que las situaciones complicadas retrata, y sacan a la luz afortunadamente,  a muchas compañías en las que todo el mecanismo se moviliza por la suma de los esfuerzos de cada persona a favor de una meta común, dejando ver que los humanos son los recursos más valiosos.

Estoy segura de que me quedan muchas enseñanzas que he de traducir a aprendizajes, pero el importante y el principal ya lo tengo. Es la imagen que elijo frente a miles que estoy viendo estas semanas; va de dos personas (en realidad una y media) que aparecen sonrientes y aún dormidos sobre las 8:15 por mi casero despacho dispuestos a pasar el día. 

Y tú, ¿con qué imagen quieres quedarte de esta etapa?

Un abrazo,